al-zurich un encuentro independiente*

alzurich


Manuel Kingman

*Texto escrito para el catálogo de al-zurich 2007

Al zur-ich surge como un proyecto de exposición en el Parque de la Magdalena, en el 2003. En este proyecto los artistas se tomaron la plaza con el fin de crear espacios en los que la obra encuentre canales de exhibición democráticos. Tomarse una plaza para mostrar propuestas artísticas que tengan una relación con el contexto fue en si un reto interesante que marcó una línea de trabajo, pero el suscitar un encuentro que involucre a diez proyectos y a diez barrios de un sector de Quito tan grande y con realidades tan diversas, es un proceso que los miembros del Colectivo Tranvía Cero han ido puliendo en estos seis años. Con su propuesta el Colectivo ha contribuido con mucha fuerza a la construcción de un espacio de arte y de debate alternativo que asumió desde el comienzo el desafío de colocarse en el margen de la escena cultural oficial.

Al revisar los proyectos de al zur-ich 2007, uno ve que cada propuesta está tratando con realidades y lugares diversos: barrios en los que los lazos de solidaridad y organización social son fuertes y otros poco cohesionados; barrios con una memoria antigua como el de Chimbacalle y otros que carecen de historia porque han sido creados recientemente.

A partir de esa diversidad de proyectos uno se da cuenta de que la capacidad de los artistas visuales para generar nuevos significados sobre una realidad existente o para crear procesos participativos no depende del uso de modelos o recetas; se trata de procesos conscientes en los que el grado de relación logrado por los artistas con las personas de cada barrio puede facilitar en mayor o menor medida el desarrollo de una propuesta. Al ver los registros en video sobre los procesos investigativos y de elaboración de los proyectos, se puede constatar que el involucramiento de la comunidad con una obra, depende no sólo de una buena idea o de la intención del realizador, sino del dialogo que se proponga el artista y su capacidad para indagar sobre temáticas significativas cercanas al barrio. A esto se suma la calidad de la investigación, la creatividad y un factor ético fundamental que es el respeto hacia la gente y a sus expresiones culturales. Estos elementos hacen que la propuesta no sea solo una obra artística interesante desde su punto de vista formal o conceptual sino, también un hecho social de importancia para la comunidad.

descargar pdf para leer texto completo icn-pdf2