Text o Pretext o (Apuntes sobre la XII Bienal de Cuenca)

text_0-pretext_0-11

Mientras visitaba al XII Bienal de Cuenca habían algunas obras que no entendía, me acercaba a los textos y me encontraba con un juego de referencias artísticas y filosóficas que me hacían confundir mucho mas. En los textos se hacía un recuento de la trayectoria de cada artista y  se explicaba cada obra a través de un lenguaje especializado. Se me ocurrió realizar una propuesta artística a partir de los textos y las obras, me acerqué a los textos de las obras que no entendía y al no lograr descifrar su significado los fotografiaba  desenfocando y tratando de captar el reflejo que había alrededor, proyecté que esas fotografías vayan acompañadas de un texto irónico en el que se cuente mi propia trayectoria, leyéndola paralela a  los procesos del “conceptualismo noruego” y cercana al pensamiento del filósofo de sistemas “John Stewart Heider”.

Con el paso de los dias aparecieron en los periódicos y en las redes sociales una serie de editoriales y comentarios, unos a favor y la mayoría en contra de las obras expuestas en La Bienal de Cuenca y dudé en publicar mi apropiación irónica de la Bienal de Cuenca, al estar las opiniones sobre la Bienal polarizadas no quería que mi propuesta fortalezca un argumento que se vaya en contra del arte conceptual, sino que aporte en reflexionar sobre el aspecto educativo y la construcción de públicos en La Bienal de Cuenca. Obviamente no hay forma de controlar el mayor o menor impacto de una propuesta artística o como está es leída por el público, pero quería asegurarme de que esas fotografías no sirvan para fortalecer la tesis que ataca al conceptualismo en el arte. Pienso que las rupturas en el arte (comenzando por las de los dadaistas en las primeras décadas del siglo XX) han aportado en abrir las posibilidades de producción artística, incluir la idea como eje de la propuesta artística, cuestionar el propio estatuto de arte (Dada, Fluxus),  introducir al cuerpo como un medio para el arte (happenings, performances), politizar la producción artística (Tucuman Arde en Argentina y el Arte Correo en Latinoamérica). La apertura del campo artístico y el acercamiento a lo conceptual ha posibilitado que se produzcan obras que reflexionen políticamente sobre temas de representación y poder como es el caso del apropiacionismo crítico estadounidense, la apertura del arte ha permitido que distintas colectividades y movimientos sociales se apropien de herramientas artísticas o trabajen en conjunto con artistas para reclamar sus derechos.

Cuando en el año 1987 el Colectivo ecuatoriano Artefactoria realizó en la ciudad de Cuenca pintadas anónimas con la frase Arte no es Pintura estaba cuestionando la obstrucción de la Bienal de Cuenca a otras formas de producción artística vigentes muchos años antes.

En la actualidad la Bienal está abierta a otras formas artísticas, parecería que la propuesta de los curadores, expertos informados en el arte contemporáneo, privilegiaron otras indagaciones artísticas, cercanas al video arte y a una especie de abstracción geométrica – conceptual, es la narrativa planteada de los curadores y como toda narrativa tendrá opiniones a favor y detractores.

En lo personal me parece que es una Bienal que tiene la posibilidad de llegar al público especializado, entre sus aciertos está el establecer puentes entre el pasado y el presente, con prácticas artísticas realizadas hace muchos años pero que nos siguen interpelando en la actualidad (la propuesta del fallecido artista chileno Juan Downey y del ecuatoriano Mauricio Bueno). Es una Bienal que me hizo pensar, me llevó a relacionar ciertos contenidos y a entender los modos de hacer de los artistas como en el caso del paralelismo entre los videos del ecuatoriano Adrián Balseca y el albano Adrian Paci. Podría seguir enumerando los aspectos positivos de la Bienal de Cuenca, pero no puedo dejar de pensar que estoy hablando como público especializado y semi- informado,  en ese sentido quiero retomar la discusión empezada por Susana Klinkicht editorialista del Diario El Hoy quien opina que si bien la Bienal se ha pulido en muchos aspectos, todavía tiene que trabajar en cómo llegar a los públicos.

Se entiende que la Bienal De Cuenca ha trabajado con Arteducarte para trabajar con las escuelas, en los días de inauguración ese trabajo no fue capitalizado por la Bienal, lo cual da a entender que se trata de un proceso paralelo pero no determinante para la Bienal de Cuenca. La poca atención al aspecto educativo se ve en los textos dispuestos al lado de las obras presentadas en La Bienal de Cuenca, esos textos podrían parecer un detalle insignificante pero son determinantes para ver la distancia que marca La Bienal con los posibles públicos. Es importante que el público especializado reciba información de calidad pero pienso que es primordial que los públicos puedan acercarse a las propuestas artísticas con medios pedagógicos adecuados. Para finalizar este ensayo, me arriesgo a publicar la propuesta comentada más arriba, este texto es un Pre – texto.

Manuel Kingman 2014.

Comentar

*