El Centro de Arte Contemporáneo ¿Espacio para  voces diversas?

al zur-ich

Clausurado, obra dispuesta a la entrada del CAC en la Inauguración de la Exposición sobre al zur-ich

Asumo la escritura sobre el Centro de Arte Contemporáneo porque es necesario hablar sobre el complejo trabajo  realizado para poner en funcionamiento una institución que a inicios del 2017, tenía en su calendario a exposiciones colegiales, había roto vínculos con la escena artística y no tenía una articulación coherente con el barrio. Para comprometerme con esta escritura también debo hablar de mi lugar de enunciación. Soy miembro del Comité de Actores Culturales una articulación crítica que se activa en circunstancias específicas y que cuestionó el deterioro del Centro de Arte Contemporáneo (CAC). En ese entonces nos juntamos para exigir una elección pública de los representantes del museo, también imaginamos y propusimos ideas para su mejor funcionamiento , en su momento también asumimos una posición crítica con la anterior administración del CAC, el tiempo nos dio la razón en nuestros cuestionamientos.

Los centros culturales y los museos tiene una parte visible  y otra invisible. Lo visible: la calidad de las exposiciones y eventos organizados, la acogida de esas actividades en la prensa y en las redes sociales. Por otra parte, hay aspectos invisibles para quienes no habitan las instituciones culturales día a día. Se puede tener una idea del organigrama institucional, pero no conocer a fondo las funciones de cada una de las áreas de un museo así como las relaciones entre las mismas. Además, hay otros aspectos fundamentales en un museo, como por ejemplo, las relaciones laborales, el grado de cohesión y compromiso del equipo de trabajo, las maneras en que en el interior del museo se manejan los conflictos, los  aprendizajes individuales e institucionales, el nivel de autonomía frente a los estamentos políticos, etc. Estos aspectos internos no tienen porque ser de interés para el público. Sin embargo, son cruciales para el fortalecimiento y profesionalización de una institución cultural. En nuestro contexto, que detenta una institucionalidad cultural debilitada y precarizada, el trabajo en torno a estos aspectos, básicos e imperceptibles para el público, es crucial para la consolidación de museos y centros culturales.

Los primeros meses de gestión del Centro de Arte Contemporáneo, de abril a junio del 2017, fueron invisibles  para el público, quizás era necesario centrarse en trabajar puertas adentro y no pensar en grandes eventos y exposiciones, Santillán hablaba en la prensa de su visión sobre el arte contemporáneo: ¨Me parece que lo que debería cobrar fuerza es el debate sobre el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) como un proyecto intelectual desde el cual se garanticen las condiciones materiales para que haya investigación artística¨.

Las exposiciones comenzaron a realizarse desde el mes de julio, luego de  intensos meses destinados a tratar de poner la casa en orden. Entre las exposiciones realizadas se cuentan producciones del Centro de Arte Contemporáneo como: Soy Paisaje y Absorber la Ficción curadas por Eduardo Carrera. Curadurías externas producidas para el CAC: Objeto Diferido de Ilich Castillo curada por Rodolfo Kronfle Chambers y la exposición sobre el Encuentro de Arte Urbano al-zurich En Mis 15 Años, un proyecto curatorial colectivo, asesorado por Ana María Armijos y David Santillán. También cabe nombrar a la exposición del Premio Brasil, espacio para el arte emergente auspiciado por la Embajada de Brasil y organizado por el Centro de Arte Contemporáneo.  Hay que mencionar también a la exposición internacional: ‘In search of global poetry: Videos de la colección Han Nefkens’. No quiero entrar a discutir los contenidos de cada exposición, ya que cada una de las muestras se presta para lecturas críticas específicas, que no son temas para este texto.

Pienso que los resultados conseguidos en el CAC, son logros de un equipo de trabajo y no solo aportes individuales de su coordinadora. Creo que el principal logro de Belén Santillán ha sido liderar el proyecto,  transmitir su capacidad de trabajo y comprometer al equipo del Centro de Arte Contemporáneo con el proceso. En este período el equipo del CAC ha tenido que rehacer el organigrama, garantizar que el CAC pueda cubrir las funciones básicas de un espacio: realizar la museología y museografía de las exposiciones y contar con los recursos humanos y tecnológicos para hacerlo, generar contenidos educativos a partir de las muestras y actividades del espacio, así como tener la capacidad para generar contenidos propios y la logística y el profesionalismo necesario para acoger exposiciones internacionales.  Es decir volver a habilitar las áreas propias de museos y centros culturales en cualquier parte del mundo: Investigación y Curaduría, Museología Educativa, Museografía y Mediación Comunitaria.

Me parece importante hablar del énfasis que se ha dado al aspecto  educativo. Se han realizado actividades para el público especializado en el arte contemporáneo como conferencias, mesas redondas y charlas, pero también se ha enfatizado en eventos para todos los públicos. Quiero nombrar al Vacacional del CAC realizado en el verano del 2017, coordinado por la Sociedad Creativa Ludomentis y que tuvo la presencia de setenta niños. Vi de cerca ese proceso, ya que mi hija fue partícipe, debo decir que me gustó  la importancia y atención que todo el equipo de trabajo le dio a esta actividad, al finalizar el vacacional se organizó una exposición en el hall con los trabajos de los niños y se socializo la metodología y su relación con los contenidos de las exposiciones. Pienso que en el CAC se está comprendiendo a la educación como una actividad fundamental y no como una actividad de relleno y eso marca la diferencia.

También me interesa hablar sobre la relación con el barrio de San Juán, el CAC se ha abierto a la realización de actividades barriales en su edificio, así en el 2017 fue sede de las fiestas del barrio. Además, se  ha restaurado el huerto comunitario, con la participación del arquitecto Daniel Moreno. Aunque en la actualidad el edificio es visitado de manera más frecuente por los vecinos, pienso que en el transcurso del 2018 el CAC debe proponerse aportar de manera más efectiva al barrio, quizás se podrían abrir fortalecer los espacios de aprendizaje, y también generar actividades deportivas en horarios que estén fuera de oficina, un proyecto necesario para el barrio quizás sería una biblioteca infantil. En fin, hay que poner un punto de orden a esas expectativas y no demandar tanto ya que esas iniciativas también dependen del presupuesto, que en el caso del CAC es limitado.

Un problema presente en el Centro de Arte Contemporáneo sigue siendo la afluencia de público, su localización geográfica y el deterioro de la calidad de la programación entre el 2015 y el 2016 alejaron a los visitantes. Quizás ese es un tema que en el 2018  hay que enfatizar y tal vez no viene tanto de un plan de marketing, sino en la comunicación efectiva del trabajo realizado.

He ubicado unos aspectos que considero interesantes en el Centro de Arte Contemporáneo, me parece que en ese proceso de consolidación del espacio, es necesario una mayor atención al Premio Mariano Aguilera, aunque se realizó la convocatoria a tiempo y se realizó todo el proceso de selección y premiación, pienso que es necesario cerrar la impresión del catálogo de Pablo Barriga  (Premio Mariano Aguilera 2015), y el catálogo de los proyectos del 2015, estos catálogos fueron publicados en la anterior administración con una impresión mediocre, pienso que esos documentos deberían ser reimpresos. En el proceso actual considero, que las contrataciones y trámites tienen que ser más fluidos, así se evitarían malestares de artistas, educadores e investigadores ganadores del Premio Mariano Aguilera.

Para concluir quiero decir que pienso que el trabajo realizado en el Centro de Arte Contemporáneo, ha permitido que el espacio vuelva a tener visibilidad al finalizar el 2017. Los públicos han regresado y la programación ha sido acertada acogiendo a una diversidad de posibilidades de producción en el ámbito de las prácticas artísticas contemporáneas. Aparte del equipo de trabajo consolidado y su profesionalismo, se han instaurado una serie de buenas prácticas con relación al trato con los curadores, educadores y artistas. Pienso que se ha dado la misma importancia a los grandes eventos y a las actividades cotidianas, como por ejemplo, las educativas, eso hace que el espacio pueda cubrir con el mismo profesionalismo y entrega un montaje de una exposición internacional, o una actividad dirigida a estudiantes de colegio. Eso creo que es un logro importante de la actual administración y marca una diferencia con la preeminencia del eventismo en nuestro circuito cultural.

En el 2018 el Centro de Arte Contemporáneo se ha propuesto abrir  un centro de documentación especializado en arte contemporáneo, espacio importante como un repositorio de la memoria artística. También se ha planteado reabrir la tienda, que fue cerrada en la anterior administración y que además de comercializar productos de más de noventa artistas también dinamizaba al CAC con actividades educativas relacionadas con la ilustración y el diseño. La Estampería Quiteña va a ser emplazada dentro del Centro de Arte Contemporáneo, abriéndose la posibilidad de que el CAC aparte de ser un espacio expositivo se convierta en un lugar para la producción artística. El proyecto del Ala norte del edificio, todavía está en proceso de redefinición. El encuentro de performances La Transmisión del Gesto realizado en diciembre de 2017 mostró que es un espacio que sin mayores adecuaciones arquitectónicas, pero sí con unas políticas de gestión y administración claras, puede ser un lugar de confluencia de ideas y proyectos artísticos y un dinamizador del arte en la ciudad.

Pronto es tiempo de elecciones para alcalde, posiblemente vendrán cambios de administración en el Centro de Arte Contemporáneo, una pregunta pendiente para el CAC y para el campo del arte, sería cómo mantener vigente la dinámica actual, como evitar que una nueva administración decida refundar la nación (una vez más) y eche por la borda todo el trabajo realizado.

 

Referencias.

Flores, G. (2017) Belén Santillán: ‘Tenemos que construir un CAC con distintas voces. Disponible en:

http://www.elcomercio.com/tendencias/belensantillan-construir-centro-artecontemporaneo-ecuador.html

 

Manuel Kingman, marzo 2017

Muestra de Ilich Castillo, Objeto Diferido.

Muestra de Ilich Castillo, Objeto Diferido.

Público mirando la exposición In Search of Global Poetry

Público mirando la exposición In Search of Global Poetry

Ciclo de performances: ¨La Transmisión del Gesto¨ – Obra de Santiago Reyes

Ciclo de performances: ¨La Transmisión del Gesto¨

Exposición Absorber la Ficción.

Exposición Absorber la Ficción.

Fotografías: Pablo Jijón – Centro de Arte Contemporáneo