Sala de Espera (2009)

 

Sala de Espera se presentó en el marco de la Feria del Libro, Quito, 2009. Antiguo Hospital Eugenio Espejo.

El Hospital Eugenio Espejo fue parte de los impulsos modernizadores de la ciudad a inicios del siglo 20. Su construcción duró 32 años, de 1901 a 1933, y dio como resultado la mitigación del hacinamiento que vivía el antiguo Hospital San Juan de Dios.

En 1992 es construido el actual Hospital Eugenio Espejo, y el viejo, poco a poco, fue quedando en el abandono, víctima  de un incendio provocado en 2004. En la actualidad éste ha sido reconstruido por el FONSAL con lujosos ornamentos. Una parte de sus instalaciones funciona como Museo de la Medicina y otras de sus alas como oficinas de dependencias municipales y Centro de Convenciones.

Detrás de sus paredes blancas, sus pisos de tablón lacado y de la nitidez estética de su contorno, existe una historia anónima, desapercibida y casi olvidada. Es la memoria de un hospital como institución de atención social, en la que han circulado y se han entrelazado historias de presencia y ausencia de gente, de existencia de equipos e instrumental médico y de profesionales de la rama como pilares del funcionamiento del mismo –como engranajes de un motor en constante movimiento-, de historias clínicas –historias de vida y de muerte-. De dolor y renacimiento.

Registro de la instalación en el antiguo hospital Eugenio Espejo, 2009.

 

Queremos, mediante grabaciones de audio logradas en los rincones más íntimos del actual hospital Eugenio Espejo, y pensándolo a éste como espacio contenedor de historias similares al antiguo, plantear una suerte de analogía entre un presente que evoca la memoria de un pasado, y que, por medio de la puesta en ambiente de sonidos, incentive un ejercicio de referencia para imaginar lo que fue, cómo fue.

Pensemos en un recorrido de rutina por una dependencia pública, por una institución educativa, por un área comunal de encuentro, por un hospital, por ejemplo. Ahora, imaginemos lo mismo cerrando los ojos y pensemos en cómo solamente los sonidos de estos lugares pueden plantearnos una contextualización espacio-temporal, una sucesión de relaciones y de tensiones sociales, una serie de problemáticas de convivencia, un panorama de lógicas de funcionamiento interno, un sinfín de historias.

Este proyecto busca generar esta atmósfera valiéndose de interfases sonoras que se activan con la interacción del público, y que disparan un dialogo de remembranzas entre el antiguo y el nuevo hospital. Como se dijo, una puesta en ambiente que quiere recrear un determinado estado de cosas descontextualizándolo de su entorno estructural vigente y sumergiéndolo en otro caído en desuso, pero  que lo sigue conteniendo por medio de vínculo de memoria.

La propuesta invita a reflexionar sobre cómo la realidad sonora actual de esa institución da cuenta de una resignificación del uso de este espacio que acarrea consigo una historia, como todas, en perpetua transformación.

Construcción de la interfase interactiva.